miércoles, 24 de julio de 2013

La feminización de la sociedad cubana


Desde hace ya un tiempo, que ubicaríamos un poco antes de 2006, año en que Raúl Castro comenzara a desempeñarse, de manera interina, como presidente del Consejo de Estado de Cuba, la sociedad cubana ha venido experimentando -a un ritmo constante- una especie de transformación genético-social. Podríamos hablar del desarrollo político de la figura de Mariela Castro, y su protagonismo ascendente (mujer bella, inteligente y de gran carisma) como el período que marca el inicio de esta metamorfosis insular.
La observación tiene un matiz estrictamente social. Creo que el origen de este asunto está relacionado estrechamente con las agudas observaciones que hiciera el filósofo francés Michel Foucault acerca del biopoder. Porque lo que está amanerado hoy en Cuba no es precisamente la identidad de su población y sus genes antropológicos, sino un segmento creciente de una sociedad que se va identificando y, definiendo, a partir de los nuevos lineamientos de la élite del poder, que trata de exhibir una apertura raigal y profunda.
Fue muy sintomático el tour político que hiciera Mariela Castro por el Barrio rojo de Amsterdam. Allí, se trató de vender una Cuba tan democrática y civilizada como Holanda. Y lo curioso es que dentro de la isla, hay muchos que llegan incluso a creerse que son libres como los holandeses.
Es innegable que el rebaño nos ha caracterizado como sociedad después de que los hermanos Castro se hicieran con el poder en Cuba. Y la uniformidad es condición sine qua non del dominio que se ejerce sobre el otro desde entonces
En el viaje más reciente que hiciera a la isla, noté cómo muchos jóvenes, varones ellos, la moda les ha impuesto una vestimenta de mujer: pantalones bermudas, o shorts muy ajustados, camisetas (también muy ajustadas) y una carterita pequeña y cruzada. Y lo más importante: que lo descrito anteriormente es como una suerte de uniforme que simboliza libertad, pero uniforme al fin.
El hombre nuevo cubano se está metamorfoseando rápidamente a través de una directriz muy sutil del nuevo poder (que no es más que el mismo poder heredado) que, en su obstinación y afán de perpetuidad, necesita modernizar y sofisticar sus métodos de manipulación y dominio apelando a una de las más efectivas herramientas: la biología social. De la hosquedad y el macho barbudo se está pasando vertiginosamente a la feminización uniformada. Seguimos en los extremos... Siempre uniformados y aún cautivos.


domingo, 21 de julio de 2013

zozobra

A Zoe
La imagen es nuestra flor amarilla

Este norte y tú tan al sur
entre horas pasivas a las que llaman tiempo
y que no son maś que pedacitos de ausencias
tan lentos y tan profundos
como el vacío que nos impone la cama King...
esa obscenidad que lo devora todo
y, lo que no, lo deja tan distante.




jueves, 18 de julio de 2013

¿Dónde están los intelectuales cubanos de la "Diáspora"?



Hasta el día de hoy, no he leído ningún artículo de opinión, ningún análisis y mucho menos una crítica por parte de los intelectuales cubanos de la diáspora respecto a las revelaciones de Edward Snowden, y la grosera cacería contra él emprendida. Tampoco he leído nada sobre el bochornoso incidente del que fue víctima el Presidente de Bolivia, Evo Morales. Y me estoy refiriendo fundamentalmente al grupo de intelectuales de mi generación, nacidos y formados dentro del llamado proceso revolucionario cubano, es decir posterior a 1959. Y estoy pensando específicamente en los que se fueron del país a partir de 1991, cuando el denominado Período Especial comenzó a asomar su guadaña. Tan pronto partieron, la gran mayoría de este grupo (siempre elitista y con olfato gourmet), levantó la bandera de la falta de democracia, la falta de libertad de expresión y de otras muchas libertades en Cuba. Una vez ubicados en sus nuevos países de residencia, los que- hasta hacía muy poco- habían sido profesores universitarios, miembros de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba) y fieles analistas del proceso revolucionario, se mimetizaron abruptamente tratando incluso de enterrar el pasado reciente. Algunos pasaron vertiginosamente del periódico Granma al Nuevo Herald; otros, malabaristas del intelecto, saltaron hábilmente desde El Caimán Barbudo a Letras Libres, por poner sólo dos ejemplos de transmutaciones ideológicas. Me parece importante añadir que muchos de los que no se pasaron de bando, optaron por la cerca como modus vivendi. Pues resulta que los profundos intelectuales nacidos y formados bajo el dogma castrista, hoy pertenecientes a la "Diáspora" cubana, hacen mutis del caso Snowden. Como alumnos aventajados del oportunismo insular, voltean el rostro ante la evidencia del derrumbe y el desprestigio del padrino de turno. El paradigma ideológico y político que adoptaron se cae estrepitosamente. La historia, esa caprichosa asignatura con tarea siempre pendiente, nos ha permitido comprobar que, aunque hemos pagado un costo, hemos estado en esencia acertados. Y hemos sido, sobre todo y, hasta ahora, libres de las ataduras que emanan del vientre.

miércoles, 17 de julio de 2013

Organic?!


Esta noche la albahaca de mi sandwich traía un aroma sutil, que no sabor, de orina de perro... o de perra, vaya usted a saber. Creo que esto es una buena señal: la posibilidad de que la albahaca sea realmente orgánica, es mayor. Dios, ¿por qué nos envenenan con tanta impunidad?

lunes, 15 de julio de 2013

Unas líneas a propósito de George Zimmerman



Me encuentro bastante inmerso en el seguimiento de cada detalle que acontece alrededor de Edward Snowden. Le debo incluso unas líneas al entuerto egipcio. Considero que el caso Snowden, y todo lo con él relacionado,  amerita la atención, el conocimiento y al menos una reflexión honesta y consciente de parte de  todos los que nos desvelamos, de alguna manera, por la justicia social, la democracia y la paz en el mundo. Creo que las revelaciones de este joven constituyen la estocada más certera al corazón del statu quo estadounidense en lo que va de siglo. Ningún enemigo frontal e histórico de EE.UU., ha podido desnudar la intríngulis de esta nación como lo está haciendo Edward Snowden. Porque, por conciencia, la denuncia viene de parte de uno que estuvo adentro y renunció al bienestar y las prebendas que el poder otorga. Snowden está desmontando el mito de la democracia norteamericana... ha empezado a correr el sofisticado y decadente velo que oculta la real y malévola naturaleza imperial. Dicho esto, necesito purgar unas líneas atravesadas sobre George Zimmerman.

George Zimmerman es un asesino que, por prejuicios raciales, mató de balas a un joven negro desarmado e inocente. Y lo hizo incluso después de que la policía le advirtiera que dejara de perseguir al negrito de la capucha. No está de más decir que el móvil fundamental del  asesinato es la cobardía de este hombre que, como gatillo suelto y voluntario , se tomó la ley en sus manos amparado por el Estado de la  Florida. Pero, más allá de la cobardía y los prejuicios de Zimmerman, el meollo de este asunto radica en el libertinaje, legalizado y a conveniencia, del uso de las armas en una sociedad enferma como la estadounidense. Sociedad que ampara al cobarde e inculca el miedo de manera constante y subversiva. George Zimmerman es un pobre y pedestre hombre víctima de su crueldad y de una sociedad, también pedestre, que le aupa en su desgracia.


viernes, 12 de julio de 2013

Snowden: un reclamo de libertad


Hola. Mi nombre es Ed Snowden. Hace algo más de un mes, tenía una familia, una casa en el paraíso, y vivía muy cómodamente. También podía buscar, incautar y leer tus comunicaciones. Las tuyas y las de cualquiera, en cualquier momento. Esto es, tenía el poder de cambiar los destinos de la gente.

También es una seria violación de la ley. Las cuarta y quinta enmiendas a la constitución de mi país, el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y numerosas leyes y tratados prohiben sistemas de vigilancia masiva y omnipresente. A pesar de que la Constitución de Estados Unidos señala a estos programas como ilegales, mi Gobierno argumenta que unas decisiones judiciales secretas, que el mundo no está autorizado a ver, de alguna forma legitiman un asunto ilegal. Estas decisiones simple y llanamente corrompen la más básica de las nociones de justicia - que esta debe verse para que se pueda hacer. Lo inmoral no puede convertirse en moral usando leyes secretas.


Creo en el principio declarado en Núremberg en 1945: "Los individuos tienen deberes internacionales que van más allá de las obligaciones nacionales de obedecer. Es por eso que los ciudadanos individuales tienen el deber de transgredir las leyes nacionales para prevenir que sucedan crímenes contra la paz y la humanidad".


En consecuencia, hice lo que creí correcto y empecé una campaña para corregir estas fechorías. No busco hacerme rico. No busco vender secretos estadounidenses. No he colaborado con ningún Gobierno extranjero para garantizar mi seguridad. En vez de eso, he mostrado a todos lo que sé, lo que nos afecta a todos para que podamos discutirlo a plena luz del día, y he pedido al mundo que se haga justicia. Esta decisión moral de contarle al público sobre el espionaje que nos afecta a todos ha costado caro, pero era lo correcto y no me arrepiento de nada.


Desde entonces, el Gobierno y los servicios de inteligencia de los Estados Unidos de América han intentado convertirme en un ejemplo, una advertencia a todos aquellos que puedan hablar como lo he hecho yo. Me he convertido en un apátrida y un perseguido por haberme expresado políticamente. El Gobierno de EE UU me ha colocado en una lista de personas que tienen prohibido volar. Solicitó a Hong Kong que me entregara fuera del marco jurídico, en directa violación del principio de no devolución, parte de la Ley de las Naciones. Ha amenazado con sanciones a países que querían defender mis derechos y el sistema de asilo de Naciones Unidas. Incluso ha tomado el paso sin precedentes de ordenar a sus aliados militares que retuviesen el avión de un presidente latinoamericano para buscar a un refugiado político. Esta peligrosa escalada de acontecimientos representa una amenaza, no solo a la dignidad de América Latina, sino a los derechos fundamentales compartidos por cualquier persona en cualquier país: vivir libre de persecuciones y buscar y obtener asilo.


Y aun enfrentados a esta agresión históricamente desproporcionada, hay países de todo el mundo que han ofrecido su apoyo y asilo. Estos países, entre los que se incluyen Rusia, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, tienen mi gratitud y mi respeto por ser los primeros en enfrentarse ante las violaciones de derechos humanos ejecutadas por los poderosos y no por los débiles. Al rehusarse a comprometer sus principios ante las intimidaciones, se han ganado el respeto del mundo. Es mi intención viajar a cada uno de estos países para agradecer personalmente a sus pueblos y a sus líderes.


Hoy anuncio mi aceptación formal de todas las ofertas de asilo que se me han ofrecido, así como las que se me puedan ofrecer en el futuro. Gracias al asilo concedido por el presidente Maduro de Venezuela, por ejemplo, paso a ser formalmente un asilado, y ningún estado tiene argumentos para limitar o interferir en mi derecho a hacer uso de ese asilo. Como hemos visto, algunos Gobiernos en Europa occidental y Norteamérica han demostrado su intención de actuar fuera de la ley, un comportamiento que sigue vigente. Esta amenaza ilegal hace que sea imposible para mi viajar a América Latina y hacer uso del asilo que se me ha concedido conforme a los derechos que compartimos.


Esta voluntad de ciertos estados poderosos de actuar fuera de la ley es una amenaza para todos nosotros, y no debe permitirse que tenga éxito. Es por eso que pido vuestra colaboración para pedir salvoconductos por los estados que correspondan para asegurar mi viaje a América Latina, además de pedir asilo en Rusia hasta que estos estados cumplan la ley y se me autorice viajar de forma legal. Hoy entregaré mi solicitud a Rusia, y espero que sea aceptada.


Si tienen alguna pregunta, responderé a lo que pueda.


Gracias.

lunes, 8 de julio de 2013

Edward Snowden y "A Scanner Darkly"




Everything you do will be recorded

A Scanner Darkly
 es una película de 2006 basada en la novela homónima de Philip K. Dick. "Curiosamente", y, aún con el renombrado elenco (Keanu Reeves, Winona Ryder, Woody Harrelson, Robert Downey Jr. y Rory Cochrane) que logra reunir su director Richard Linklater, el filme nunca tuvo la divulgación y recepción esperadas. Y es que no podía ser de otra manera tratándose de una cinta de ciencia ficción que lograba, desde entonces, fusionarse con la realidad de una sociedad de vigilancia impuesta por el establishment. Ahora, las revelaciones del valiente joven Edward Snowden llegan para darle a esta película una vigencia inconmensurable. Toda la infraestructura tecnológica puesta en función de la vigilancia ciudadana ha quedado documentada. De manera que, asistimos aquí, a una transmutación de género literario donde la imaginación del autor se consagra en una realidad  apabullante. Hemos pasado, de manera rápida y violenta, de la ficción a la historia concreta.

jueves, 4 de julio de 2013

4 de julio



Fue el 4 de julio del año 1776 cuando se aprobó la Declaración de la Independencia. Las 13 colonias británicas dieron origen a Estados Unidos. Ahora queda por ver si seremos testigos, algún día,  de la independencia de Inglaterra respecto a Estados Unidos.

lunes, 1 de julio de 2013

"Edward Snowden Letter Thanks Ecuador For Asylum Help"


One week ago I left Hong Kong after it became clear that my freedom and safety were under threat for revealing the truth. My continued liberty has been owed to the efforts of friends new and old, family, and others who I have never met and probably never will. I trusted them with my life and they returned that trust with a faith in me for which I will always be thankful.

On Thursday, President Obama declared before the world that he would not permit any diplomatic "wheeling and dealing" over my case. Yet now it is being reported that after promising not to do so, the President ordered his Vice President to pressure the leaders of nations from which I have requested protection to deny my asylum petitions.

This kind of deception from a world leader is not justice, and neither is the extralegal penalty of exile. These are the old, bad tools of political aggression. Their purpose is to frighten, not me, but those who would come after me.


For decades the United States of America have been one of the strongest defenders of the human right to seek asylum. Sadly, this right, laid out and voted for by the U.S. in Article 14 of the Universal Declaration of Human Rights, is now being rejected by the current government of my country. The Obama administration has now adopted the strategy of using citizenship as a weapon. Although I am convicted of nothing, it has unilaterally revoked my passport, leaving me a stateless person. Without any judicial order, the administration now seeks to stop me exercising a basic right. A right that belongs to everybody. The right to seek asylum.

In the end the Obama administration is not afraid of whistleblowers like me, Bradley Manning or Thomas Drake. We are stateless, imprisoned, or powerless. No, the Obama administration is afraid of you. It is afraid of an informed, angry public demanding the constitutional government it was promised — and it should be.

I am unbowed in my convictions and impressed at the efforts taken by so many.


Edward Joseph Snowden

Monday 1st July 2013