jueves, 25 de octubre de 2012

Joao Gilberto

Cuando se habla de la sensualidad de la música brasileña hay que, obligatoriamente, mencionar al gran Joao Gilberto. Un vino y una vela son el complemento perfecto para una conquista certera.


miércoles, 24 de octubre de 2012

Los "debates"



No miré los debates. Leí algunos análisis serios a posteriori, y, la gran mayoría, coincide con mi percepción: Es un show mediático al estilo de la lucha libre donde todo es falso. Un entretenimiento burdo donde la mentira, la hipocresía y el cinismo encarnan el rol protagónico a través unos candidatos que, como un monstruo bicéfalo, representan fielmente la plutocracia bipartidista que padecemos. Sin embargo, como toda pelea (aunque falsa) siempre existe un ganador y un perdedor. Comencemos por éste último. El gran perdedor de este reincidente simulacro es el pueblo y la sociedad norteamericana. Pueblo y sociedad que quedan rehenes de ese grupo de poderes fácticos que son, en definitiva, quienes manejan y manipulan a los actores de turno. El pueblo y la sociedad norteamericana continuarán cuesta abajo en su rodada hasta que no seamos capaces de salir del esquema obsoleto de democracia representativa secuestrada por dos partidos afines al establishment. El ganador sigue siendo el Estado de Israel. Ambos candidatos, representantes leales del poder financiero y el capital, se mostraron, al unísono, incondicionales a las políticas sionistas del Estado hebreo. Tal parece que nada detendrá el naufragio de EE.UU. Lo que no sabemos es si este naufragio será para bien o para mal. Es objetivamente preocupante la belicosa psicología que emerge detrás de la tecnología, puesta en función de la Industria armamentista.

martes, 23 de octubre de 2012

La lentitud



No trata esto precisamente de La lentitud de Kundera, sino de la lentitud de un parto. Parto que acontece más allá de la víspera, a tan solo unos pasos. La velocidad impuesta apresura  la mirada, precipita las jornadas, entorpece el sosiego. Desespero más que observo, víctima del vulgar anhelo; es entonces cuando recuerdo aquello de que sólo el arte puede salvar al hombre de vivir condenado al desierto del uso y la mercancía. Y es que esa hoja, casi dispuesta a nacer, no es una camisa... Es tan solo una hoja. Una simple y lenta hoja que se resiste a ser parte de esta macabra locura. Hoja rebelde y también condenada. !Vaya! tan efímera pureza que muere en ese instante que se consagra su prisa.

lunes, 15 de octubre de 2012

El sabor de las piedras

                                                         
                                                                                                                                                              A Jessica

Ella entiende el oficio de vivir. Le viene fácil la risa, oportuno el llanto y perfecta la palabra. Esbelta y frugal, firme y con la suavidad de los ángeles se entrega a su andar de madera y cuero. Sus zapatos de siempre llevan consigo la pausa del alma sabia; esa parsimonia capaz de saborear la quietud de las piedras, la generosidad del verde y el candor de esas playas... siempre suyas. Mujer de ovarios mayores y mirada noble; mujer capaz de sacudir pantalones y de ennoblecer hasta los cristales. Sólo la bondad  de sus gestos justifica esta minúscula apología. Y es que esta newyorkina de Brooklyn supo llegar ahí... hasta los huesos.