martes, 6 de abril de 2010

Fela Kuti el imprescindible
















Cuando se hace referencia a la riqueza musical y cultural de África, es obligatorio mencionar e incluir a uno de sus más grandes y dignos exponentes: El nigeriano Fela Kuti. No voy a detenerme -en esta ocasión- en el Fela humanista y político; el hombre conmovido y comprometido socialmente con las causas más nobles para Nigeria y el Continente africano; ese Fela que, por su activismo e irreverencia ante el statu quo, llegó a pagar un alto costo en su vida. Este nigeriano, convulso políticamente, llegó a ser deportado de EE.UU. y  perseguido y acosado en su natal Nigeria, por sus ideas en defensa de los derechos humanos.

Este es un humilde homenaje al creador del Afrobeat (género musical que fusiona el Jazz clásico con las raíces musicales del oeste de África), que sólo pretende una muy personal reivindicación, con el objetivo de tentarlo a que sea partícipe de ese reducido entorno donde habitan mis muertos.

Cuando escuchamos a Fela Kuti, estamos en presencia de una música estremecedora, un ritmo penetrante y hechicero. Hombre paradigma y referente cultural indiscutible del espíritu de África; en él se encarna la esencia y el sabor de un Continente que se ubica en la vanguardia de la autenticidad humana, un Continente que se resiste culturalmente y conserva las inercias más genuinas y representativas de la nobleza de una especie. La cultura africana es hoy en día, junto a la cultura amazónica-andina, una suerte de remanente anti globalización, una especie de salvavidas espiritual que nos permite sobrevivir en medio de esta avalancha de heces que amenaza con desculturizarnos y desaparecernos como entes sensibles y emocionalmente activos. Y este hombre que hoy nos ocupa, es un digno exponente de ese rico folklore y esas austeras tradiciones tan insoportablemente vitales.

Fela Kuti contribuyó con su música a oxigenar este podrido mundo, y demostró que el contagio que emana de esas vibraciones sublimes convocadas por su obra, constituyen una resistencia imprescindible ante la decadencia.

Fela Kuti falleció el 2 de agosto de 1997 en su natal Nigeria


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Niafunke. Al margen de este hermoso post queria comentarte lo interesante que me resulto tu nuevo perfil.

Saludos desde California,

Ivette

Anónimo dijo...

Espero que el aire, como en el año anterior, eleve los papalotes en este nuevo dia de tu cumpleaños y que seas feliz.

Anónimo dijo...

A qué nuevo perfil de Niafunké se refiere la comentarista? ¿Al de exiliado intransigente? ¿Al de defensor de los golpes de estado militares?

Yo lo prefería con el perfil anterior más humano y más dialéctico.

lectora.

Niafunké dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.

Para la "lectora": No me considero en lo absoluto una persona "intransigente". Su lectura o interpretación (sobre mi postura) acerca de lo ocurrido en Honduras, es limitada y errónea. Su incomprensión puede estar originada -quizás- en la estrechez de sus puntos de vista o ideas. Medite al respecto.

Anónimo dijo...

En que lugar te encuentras que no volviste a escribir, estas en Africa?