lunes, 31 de agosto de 2009

¿Cúal será el futuro de nuestros nietos?



elpais.cr

Mirando a mis nietos jugando en el jardín, saltando como cabras, rodando por el suelo, y subiendo y bajando de los árboles, me surgen dos sentimientos. Uno de envidia, pues ya no puedo hacer nada de eso con las cuatro prótesis que tengo en los miembros inferiores. Y otro de preocupación: ¿a qué mundo tendrán que enfrentarse dentro de algunos años?

Los pronósticos de los especialistas más serios son amenazantes. Hay una fecha fatídica o mágica de la que hablan siempre: el año 2025. Casi todos afirman que si ahora no hacemos nada o no hacemos lo suficiente, la catástrofe ecológico-humanitaria será inevitable.La lenta recuperación de la actual crisis económico-financiera que se nota en muchos países, todavía no significa una salida de ella. Solamente que terminó la caída libre. Vuelve el desarrollo/crecimiento, pero con otra crisis: la del desempleo. Millones de personas están condenadas a ser desempleados estructurales, es decir, que no volverán a ingresar en el mercado de trabajo, ni siquiera quedarán como ejército de reserva del proceso productivo. Simplemente son prescindibles. ¿Qué significa quedar desempleado permanentemente sino una muerte lenta y una desintegración profunda del sentido de la vida? Añádase además que hasta esa fecha fatídica están pronosticados de 150 a 200 millones de refugiados climáticos.

El informe hecho por 2.700 científicos «State of the Future 2009» (O Globo de 14.07/09) dice enfáticamente que debido principalmente al calentamiento global, hacia 2025, cerca de tres mil millones de personas no tendrán acceso a agua potable. ¿Qué quiere decir eso? Sencillamente, que esos miles de millones, si no son socorridos, podrán morir de sed, deshidratación y otras enfermedades. El informe dice más: la mitad de la población mundial estará envuelta en convulsiones sociales a causa de la crisis socio-ecológica mundial.

Paul Krugman, premio Nóbel de economía de 2008, siempre ponderado y crítico en cuanto a la insuficiencia de las medidas para enfrentar la crisis socioambiental, escribió recientemente: «Si el consenso de los especialistas económicos es pésimo, el consenso de los especialistas del cambio climático es terrible» (JB 14/07/09). Y comenta: «si actuamos como hemos venido haciéndolo, no el peor escenario, sino el más probable será la elevación de las temperaturas que van a destruir la vida tal como la conocemos».

Si probablemente va a ser así, mi preocupación por los nietos se transforma en angustia: ¿qué mundo heredarán de nosotros? ¿Qué decisiones se verán obligados a tomar que podrán significar para ellos la vida o la muerte?

Nos comportamos como si la Tierra fuese nuestra y de nuestra generación. Olvidamos que ella pertenece principalmente a los que van a venir, nuestros hijos y nietos. Ellos tienen derecho a poder entrar en este mundo mínimamente habitable y con las condiciones necesarias para una vida decente que no sólo les permita sobrevivir sino florecer e irradiar.

Los escenarios a los que nos hemos referido nos obligan a soluciones que cambian el cuadro global de nuestra vida en la Tierra. No sirve seguir ganando dinero con la venta del derecho a contaminar (créditos de carbono) y con la economía verde. Si el genio del capitalismo es saber adaptarse a cada circunstancia, siempre que se preserven las leyes del mercado y las oportunidades de ganancia, ahora debemos reconocer que esta estrategia no es ya posible. Precipitaría la catástrofe previsible.

Si queremos tener futuro, debemos partir de otras premisas: en vez de explotación, sinergia humanos-naturaleza, pues Tierra y humanidad forman un único todo; en lugar de competir, cooperar, base de la construcción de la sociedad con rostro humano.Me dan alguna esperanza los teóricos de la complejidad, de la incertidumbre y del caos (Prigogine, Heisenberg, Morin) que dicen: en toda realidad funciona la siguiente dinámica: el desorden lleva a la auto-organización y a un nuevo orden, y así, a la continuidad de la vida en un nivel más alto. Porque amamos las estrellas no tenemos miedo de la oscuridad.

sábado, 29 de agosto de 2009

jueves, 27 de agosto de 2009

MUNYURANGABO














Munyurangabo fue un famoso guerrero ruandés, y es también el nombre del depurado film del coreano-estadounidense Lee Isaac Chung. Esta extraordinaria película (2007), nos muestra con absoluta sobriedad la inmaculada amistad de dos jóvenes pertenecientes a dos -diferentes y rivales- etnias: hutu y tutsi. Isaac Chung sirvió como maestro en un campamento para refugiados en Ruanda, y su film, es el primero que sale a luz pública en la lengua kinyarguanda. Chung se consagra -sin duda- con Munyurangabo; el espíritu frugal y paciente de esta realización hace que toda la propuesta sea lograda (desde y hasta) el más mínimo detalle. No hay un segundo malgastado, un instante sobrado... todo es radiante en esta película. Los diálogos son cuntendentes y precisos, escoltados por música y fotografía que se ubican a la altura de la hermosura de un país como Ruanda, tierra de bellos paisajes que ha sido víctima del genocidio y la violencia excesiva. Es este un film transgresor, que reta el odio y la desafortunada memoria histórica a través de la reivindicación moral. Isaac Chung, desafía el pasado brutal de Ruanda desde la esencia y la nobleza radicada en el alma y el espíritu del hombre africano, otorgándole al perdón y la posible reconciliación el rol protagonista de su sublime mensaje. Su obra es enriquecida con la participación del poeta Edouard B. Uwayo, quien en un derroche de autenticidad, declama su poema La liberación es un camino. Quien aún no haya disfrutado de esta gran película, le invito a que se deleite con lo que es, sin duda, una gran obra del séptimo arte.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Niafunké recomienda:



La guerra de EEUU contra Iraq: La destrucción de una civilización, un importante artículo de James Petras, que describe -mediante un riguroso e investigativo análisis- los pormenores de una ocupación que amenaza con establecerse indefinidamente.


Extracto del texto:
“Ante Todo, Israel” ...
"Los siete años de guerra y ocupación estadounidenses en Iraq han estado manejados por varias fuerzas políticas importantes e impregnados de toda una variedad de intereses imperiales. Sin embargo, esos intereses no explican por sí mismos la profundidad ni el alcance de la sostenida, masiva y continuada destrucción de toda una sociedad ni su reducción a un permanente estado de guerra. El ámbito de fuerzas políticas que contribuyeron a orquestar la guerra y la subsiguiente ocupación de EEUU incluye las siguientes (por orden de importancia):
La fuerza política más importante fue también de la que menos abiertamente se habló: La Configuración del Poder Sionista (ZPC, por sus siglas en inglés), que incluye el importante papel de los partidarios, persistentes e incondicionales de línea dura, del Estado de Israel que lograron puestos importantes en el Pentágono de Bush (Douglas Feith y Paul Wolfowitz), operativos clave en la oficina del Vicepresidente (Irving –Scooter- Libby), en el Departamento del Tesoro (Stuart Levy), en el Consejo de Seguridad Nacional (Elliot Abrams) y toda una falange de asesores, escritores de los discursos presidenciales (David Frum), funcionarios secundarios y asesores políticos en el Departamento de Estado. Esos comprometidos “insiders” sionistas estaban apoyados por miles de funcionarios con dedicación exclusiva de “Ante Todo, Israel” de las 51 organizaciones judías más importantes, agrupadas bajo su Presidente (PMAJO, por sus siglas en inglés). Todos declararon abiertamente que su más alta prioridad era avanzar en la agenda de Israel, concretada, en este caso, en una guerra de EEUU contra Iraq para derrocar a Saddam Hussein, ocupar el país, dividir físicamente Iraq, destruir su ejército y su capacidad industrial e imponer un régimen-titere pro-Israel/pro-EEUU. Si Iraq era étnicamente limpiado y dividido, como defendía el ultraderechista Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu y el Presidente Emérito “Liberal” del Consejo de Relaciones Exteriores y sionista-militarista Leslie Gelb, habría entonces varios “regímenes clientelistas”.

"...La guerra de Iraq estuvo dirigida por un influyente grupo de ideólogos neoconservadores y neoliberales con fuertes vínculos con Israel. Valoraron el éxito de la guerra de Iraq (por éxito ellos entendían el desmembramiento total del país) como la primera ficha de “dominó” de una serie de guerras para “recolonizar” el Oriente Medio (en sus palabras: “volver a trazar el mapa”). Disfrazaron su imperial ideología con un fino barniz de retórica sobre “promover las democracias” en Oriente Medio (excluyendo, por supuesto, las antidemocráticas políticas de su “patria” Israel sobre los subyugados palestinos). Al confluir las ambiciones hegemónicas regionales de Israel con los intereses imperiales de EEUU, los neoconservadores y sus compañeros de viaje neoliberales del Partido Demócrata apoyaron en primer lugar al Presidente Bush y después al Presidente Obama en su escalada de las guerras contra Afganistán y Pakistán. Secundaron unánimemente la feroz campaña de bombardeos de Israel contra el Líbano, el ataque por tierra, mar y aire y la masacre de miles de civiles atrapados en Gaza, el bombardeo de instalaciones sirias y el gran impulso (de Israel) hacia un ataque preventivo militar y a gran escala contra Irán."

".... Según el Centro de Estudios Al Ahram de El Cairo, durante los primeros dieciocho meses de la ocupación estadounidense, 310 científicos iraquíes fueron asesinados, una cifra que el ministerio de educación iraquí no discute."

".... La guerra y ocupación de Iraq por EEUU, como los Presidentes Bush y Obama han declarado, es un “éxito”: una nación independiente de 23 millones de ciudadanos ha sido ocupada por la fuerza, colocándose en ella un régimen-títere, con tropas mercenarias coloniales que prestan obediencia a los oficiales estadounidenses y campos petrolíferos puestos en venta. Todas las leyes nacionalistas de Iraq que protegían su patrimonio, sus tesoros culturales y sus recursos naturales han sido anuladas. Los ocupantes han impuesto una “constitución” que favorece al Imperio estadounidense. Israel y sus lacayos sionistas en las administraciones tanto de Bush como de Obama celebran la desaparición de un adversario moderno… y la conversión de Iraq en un desierto político-cultural. En línea con un supuesto contrato efectuado entre el Departamento de Estado de EEUU y los oficiales del Pentágono con coleccionistas influyentes del Consejo Americano para la Política Cultural en 2003, los saqueados tesoros de la antigua Mesopotamia han “encontrado” un camino en las colecciones de las elites de Londres, Nueva York y muchos más lugares. Los coleccionistas pueden ahora también anticiparse al pillaje en Irán."

"... ¿Qué es lo que ganan EEUU (y Gran Bretaña e Israel) al establecer un régimen clientelista retrogrado en Iraq basado en estructuras socio-políticas étnico-religiosas medievales? Primero y principal, Iraq se ha convertido en un puesto de avanzada para el imperio. En segundo lugar, es un régimen débil y atrasado incapaz de desafiar el dominio militar y económico israelí en la región e incapaz de cuestionar la continuada limpieza étnica de los nativos palestinos árabes de Jerusalén, Cisjordania y Gaza. En tercer lugar, la destrucción de los cimientos legales, culturales, científicos y académicos de un estado independiente supone incrementar su dependencia de las corporaciones multinacionales occidentales (y chinas) y su infraestructura técnica, facilitando así la penetración y explotación económica imperial."

"... La conquista imperial estadounidense de Iraq se construye a partir de la destrucción de una república laica moderna. El desierto cultural que queda (un “páramo” empapado de la sangre de los preciados sabios iraquíes) es controlado por mega-estafadores, chorizos y mercenarios que se hacen pasar por “autoridades iraquíes”, analfabetos culturales étnicos y tribales y personajes religiosos medievales que actúan bajo la guía y dirección de los graduados de West Point que llevan los “planos del imperio” formulados por los licenciados de Princeton, Harvard, Johns Hopkins, Yale y Chicago, ansiosos de servir a los intereses de las corporaciones multinacionales europeas y estadounidenses.
Eso se denomina “desarrollo desigual y combinado”: El matrimonio de los mullahs fundamentalistas con los sionistas de la Ivy League [*] al servicio de los Estados Unidos."

lunes, 24 de agosto de 2009

"La antena satelital está destruyendo el patrimonio cultural de Marruecos"

If everyone demanded peace instead of another television set, then there'd be peace.
John Lennon

La agencia de noticias Inter Press Services (IPS), nos informa en un texto titulado CULTURA-MARRUECOS: Bereberes llamados a resistir y escrito por Daan Bauwens, que "La antena satelital está destruyendo el patrimonio cultural de Marruecos". Curiosamente, son los imanes de las televisiones saudita y egipcia (aliados políticos de Washington), los que están cambiando o enterrando el rostro de la cultura de Marruecos. El parte noticioso describe como "Día tras día, las personas ven a imanes televisivos diciéndoles cuál es la diferencia entre el bien y el mal. Estos imanes proceden de lugares con religiones y marcos de referencia judiciales y doctrinarios completamente diferentes".
Esto obedece -sin dudas- a una estrategia ideológica y política que trata -a través de la TV- de destruir y hacer desaparecer el patrimonio cultural de pueblos autóctonos del norte de África. Se nos informa que "Tarama, un pueblito aislado en el sur de Marruecos, se vuelve cada vez más silencioso. La gente ya no hace música y baila menos. Los festejos de bodas se han reducido por lo menos 50 por ciento y las viejas tradiciones están desapareciendo", dijo Abdelftah Aït Argane, un joven berebere que vive allí".
Una vez más, el caballo de Troya (TV) trata de subyugar y despojar de su cultura a comunidades milenarias como son los berebere, quienes observan con impotencia como sus "antiguas tradiciones ahora se desvanecen bajo la influencia de los imanes que predican desde la televisión."
Leo consternado que "hay 300 canales, 30 de los cuales son estrictamente religiosos." Si uno entra en una casa en la ciudad o en el campo verá que la televisión siempre está encendida. Y sintonizada en un canal religioso, principalmente de Egipto o de Arabia Saudita. Esto es una prueba fehaciente de cómo se está atacando desde la TV. el talón de Aquiles (la religión) de estos pueblos.
De esta manera comienza el proceso de desintegración cultural que va, a su vez, destruyendo la identidad... para así, institucionalizar las políticas neoliberales y los "valores" de la sociedad de consumo. El renovado caballo de Troya se encarga de iniciar el descalabro del andamiaje (arraigo), arrasando con el folclore y tradiciones de los pueblos y que terminen rendidos ante la Coca Cola y el teléfono móvil. "Esto es un suicidio cultural", opinó el analista político Murad Errarhib, de la no gubernamental Fundación Friedrich Ebert, en Rabat.

domingo, 23 de agosto de 2009

Afganistán: maquillar la agonía











Nazanín Amirian
Público

Son posibles elecciones libres en un país que agoniza bajo el terror de los talibanes y la invasión de unos 100.000 soldados procedentes de 43 naciones que no paran de soltar bombas y misiles sobre sus gentes? Afganistán –que hace 30 años era una República Democrática y en 2001, con la ocupación, pasó a ser una República Islámica tutelada por Estados Unidos– ha celebrado unos comicios que lejos de ser la culminación del proceso democratizador del país, sólo sirven a Washington para pintar de normalidad el caos absoluto, demostrar la utilidad de las agresiones militares, legitimar a sus políticos títeres y dar vanas esperanzas a este sufrido pueblo. Una farsa organizada con unos 65 millones de euros donados por los miembros de la Alianza Atlántica.


El presidente Obama, que no se enreda con palabrerías sobre la democracia o los no derechos de la mujer afgana y centra su prioridad en la seguridad (¡de sus tropas!), ha invertido cuatro veces más en operaciones militares que en reconstruir lo destruido. Los atentados del 11-S de 2001, año de la creación de la ambiciosa Organización de Cooperación de Shangai por China y Rusia, lanzaron a la mayor coalición militar de la historia, liderada por el Pentágono, a tomar Afganistán que, a pesar de no encontrar ni una sola prueba que lo relacione con dichos atentados, sigue ocupada.


Que Bin Laden no apareciera (como las armas de Saddam), y que Washington buscara una nueva alianza con los talibanes, presentan a Afganistán como un “daño colateral” de otros objetivos de EEUU: usarlo de trampolín para hacerse con el control estratégico y energético de Eurasia, punta de lanza de operaciones militares en la región y consolidar una OTAN asiática. Hoy Afganistán es el principal narco Estado del planeta; el país con mayor número de civiles afectados por la radioactividad de toneladas de bombas prohibidas descargadas por la aviación invasora; el país de donde han huido unos cinco millones de personas, dejando allá otro tanto de viudas y de niños huérfanos, que tientan a los traficantes de sexo y de órganos; donde mueren de hambre unos 400.000 niños al año y la esperanza de vida no alcanza los 45 otoños; una dictadura en la que los críticos acaban en uno de sus decenas guantánamos… Réquiem por Afganistán.
http://blogs.publico.es/puntoyseguido/17/afganistan-maquillar-la-agonia/

foto: AP

sábado, 22 de agosto de 2009

Recordando a Bertrand Russell.


¿Nos da miedo pensar?


El ser humano teme al pensamiento más de lo que teme a cualquier otra cosa del mundo; más que la ruina, incluso más que la muerte.


El pensamiento es subversivo y revolucionario, destructivo y terrible. El pensamiento es despiadado con los privilegios, las instituciones establecidas y las costumbres cómodas; el pensamiento es anárquico y fuera de la ley, indiferente a la autoridad, descuidado con la sabiduría del pasado.


Pero si el pensamiento ha de ser posesión de muchos, no el privilegio de unos cuantos, tenemos que habérnoslas con el miedo. Es el miedo el que detiene al ser humano, miedo de que sus creencias entrañables no vayan a resultar ilusiones, miedo de que las instituciones con las que vive no vayan a resultar dañinas, miedo de que ellos mismos no vayan a resultar menos dignos de respeto de lo que habían supuesto.


¿Va a pensar libremente el trabajador sobre la propiedad? Entonces, ¿qué será de nosotros, los ricos? ¿Van a pensar libremente los muchachos y las muchachas jóvenes sobre el sexo? Entonces, ¿qué será de la moralidad? ¿Van a pensar libremente los soldados sobre la guerra? Entonces, ¿qué será de la disciplina militar?

¡Fuera el pensamiento!


¡Volvamos a los fantasmas del prejuicio, no vayan a estar la propiedad, la moral y la guerra en peligro!


Es mejor que los seres humanos sean estúpidos, amorfos y tiránicos, antes de que sus pensamientos sean libres. Puesto que si sus pensamientos fueran libres, seguramente no pensarían como nosotros. Y este desastre debe evitarse a toda costa.


Así arguyen los enemigos del pensamiento en las profundidades inconscientes de sus almas. Y así actúan en las iglesias, escuelas y universidades.


Bertrand Russell: "Principios de Reconstrucción Social". Londres (1916)

jueves, 20 de agosto de 2009

Por la democratización del Harén

















Por: Alexis Figueredo
Todo documento de civilización, es al mismo tiempo un documento de barbarie.
Walter Benjamin.

Cuenta la historia que en el siglo XVI, el Harén del Sultán Kilji Ghiyas-ud-Dinar, llegó a tener en su haber unas 15.000 féminas, para las cuales construyó una ciudad aparte. Hay en este dato un indicador implícito (aunque parezca paradójico) que sugiere libertad; y al leerle, mi imaginación se torna incapaz de concebir a la totalidad de esas mujeres oprimidas -todo el tiempo- por un sólo hombre. Si a esto le añado la expresión de los ecuánimes, desenfadados y hasta extasiados rostros que se observan a través de la pinturas que recogen el sentir y el espíritu de -este particular- en esa época, no puedo más que arriesgarme a aceptar que existía una especie de estabilidad y armonía anímica por parte de las involucradas y pertenecientes al Harén de entonces. No quiere esto decir que todos los harenes eran una panacea ni el paraíso terrenal, pero me niego a aceptar la satanización o anatema generalizado que ha establecido Occidente al respecto. Estigma que cumple como objetivo fundamental la institucionalización y pretensión de globalización del matrimonio monogámico moderno, como único ritual ético y moral capaz de ofrecer la felicidad de nuestra especie. Y creo que es en este punto: la hipocresía que impone el matrimonio, donde radica precisamente el meollo de este asunto.

La cultura occidental es hipócrita en esencia y en su naturaleza, está estructurada sobre un doble rasero y una ambigüedad que, es a su vez, propiciada por el culto a la represión del sujeto a través de los sutiles mecanismos de control social que establece. La transmisión del patrimonio como valor fundamental dentro del origen del matrimonio, constituye la raíz torcida que se ha ramificado a casi todas las esferas y patrones de nuestra sociedad. Valores sinuosos e impuestos que, a estas alturas, pasan desapercibidos -incluso- para muchos defensores y luchadores de minorías y grupos sociales discriminados y no aceptados en la sociedad tradicionalmente. Es por eso que podemos observar en la actualidad, como las feministas, por ejemplo, tratan en su lucha -en ocasiones y como finalidad- de aspirar o llegar a ser como los causantes de sus desvelos: los hombres. Otra muestra de esto lo vemos en la comunidad gay que lucha por legalizar el matrimonio para - de esta forma- poder disfrutar de las hipócritas prebendas que ofrece la sociedad a sus disciplinados y manipulados ciudadanos, y así, poder insertarse dentro del rebaño social y monocorde. Ambos, tanto las feministas como la comunidad gay, entre otros, pierden de vista la causa real que provoca su alienación.

La hipocresía occidental se exacerbó y alcanzó su mayor notoriedad a partir de la transición de la sociedad tradicional a la sociedad moderna. Anteriormente, en la estructura familiar de la aristocracia no existía en términos de cultura el sentimiento de intimidad familiar como vínculo especial entre el matrimonio y entre padres e hijos. En la sociedad aristocrática, el amor erótico se practicaba fuera del matrimonio, y esto era aceptado por un lado, mientras causaba el horror de la burguesía por el otro. En el seno de las familias aristocráticas no había intimidad. Más tarde y a partir del siglo XVIII, vino la revolución cultural que dio paso al llamado "movimiento sentimental" donde el matrimonio se convierte en el único móvil "decente" capaz de viabilizar los sentimientos del ser. El sexo y el erotismo son, a partir de aquí, sólo posibles dentro del matrimonio; la mujer sigue siendo un objeto del hogar, pero en materia de sexualidad se establece la "moral sexual".

El Harén debe ser criticado y juzgado por su irracional metodología en cuanto sometimiento obligatorio e imposición, y cuando en su seno se practican atropellos y abusos en contra de la mujer. Es por esto que yo abogo por la democratización del Harén y no por su eliminación. En un artículo a modo de reseña, titulado Las ventajas de estar hueco (en un mundo demasiado lleno) y escrito por el filósofo español Santiago Alba, se nos informa que una de las escritoras españolas más libres y lúcidas del siglo XX, Rosa Chacel, concluyó que: “El lugar natural de la mujer es el Harén”. En dicho texto, Santiago Alba pasa seguidamente a interpretar y sintetizar el mensaje de la novela Riwan o el camino de la arena, escrita por otra mujer, Ken Bugul (Senegal), quien insiste narrativamente en que "la verdadera alienación es el feminismo y que la verdadera liberación debe pasar por una re alienación en las propias fuentes. Hay una alienación ajena y una alienación auténtica. Hay una liberación alienante y una alienación liberadora. Las mujeres occidentales, sometidas al mismo tiempo a las tensiones del mercado y a las del ideario feminista, no sólo no reciben ya cuidados sino -mucho peor- sienten vergüenza de darlos; mientras que el Harén es, además de una máquina de cuidar al hombre macho, una red cálida de cuidados y solidaridades recíprocas. Las mujeres occidentales, sumidas en el estrés de la igualdad, han olvidado lo que es la sexualidad; mientras que el harén es más libre, más excitante, más sutil, más sensual, más transgresor, gracias al sistema cerrado de estímulos y compensaciones siempre activo en su interior." Bagul, añade que "Las mujeres occidentales luchan sin cesar contra (o sucumben vergonzosamente a) la posesión celosa; mientras que el harén arranca de raíz toda pretensión de exclusividad amorosa."

La sociedad occidental contemporánea - con sus altisonantes paradojas- ha masificado el Harén de una manera obscena y sutil, a través de sus mecanismos de economía de mercado donde la mujer ha pasado a ser una mercancía muy apetecida en este nuevo mundo corporativo. Hoy en día, las féminas han pasado a engrosar en primera fila el ejército gigante de esclavos del éxito; donde estética y sometimiento se fusionan, para hacer de ellas un objeto más dentro del marketing de las imágenes. Sin embargo, hay que destacar la habilidad y astucia de los Sultanes de los harenes actuales, quienes han modernizado el Harén en detrimento del matrimonio compartido en su legalidad. Un ejemplo muy emblemático de esto es el multimillonario Hugh Hefner, dueño del Imperio Playboy, quien a pesar de estar casado con una de sus 'conejitas', comparte lecho con cuanta aspirante a su reino desee. He aquí, un moderno Sultán en el mismísimo seno de Occidente. Pero en honor a la verdad, hay que destacar que es Occidente, con sus mecanismos de hipnotización e idiotización (donde la estética doblega y subordina a la ética) un Harén global.

El deseo animal y primitivo no puede ser reprimido a través del matrimonio; es por esto que el modelo de estabilidad anímico que promueve el modelo familiar burgués es hipócrita e irracional. El proyecto de existencia del ser humano debe ser libre y estar exento de ataduras discriminatorias y falaces. La gran mayoría de los seres humanos, no somos capaces de entender y hacer uso de la libertad de elegir y formarnos una identidad del modo que consideremos adecuado. Creo que, dentro de los modelos de organización social que el hombre ha experimentado, fueron las Sociedades Tribales las más sublimes y emancipadas espiritualmente.
Ilustración: Pintura de Harén (siglo XVI)
Foto: Harén del siglo XXI (esclavas de la compañía Victoria Secret, conocidas eufemísticamente como "modelos")

martes, 18 de agosto de 2009

Algunas ventajas que ofrece la poligamia







Buena dote por Chelsea Clinton
EFE
Keniano reitera su oferta: 40 cabras y 20 vacas por Chelsea Clinton.
Godwin Kipkemoi Chepkurgor es un keniano persistente de los que piensa que todo es posible y, por ello, ha reiterado a la secretaria de Estado Hillary Clinton su oferta a cambio de la mano de su hija, Chelsea: 40 cabras y 20 vacas.

Según informó hoy la cadena de televisión CNN, esta no es la primera vez que Chepkurgor hace la oferta. El pretendiente, que ahora tiene 39 años, ya presentó sus respetos y su oferta a los Clinton allá por el año 2000, cuando toda la familia visitó África.

La oferta quedó en el aire, pero el caballero, paciente, volvió a realizársela a Hillary Clinton durante el viaje que la jefa de la diplomacia estadounidense realiza ahora a África.
La oferta fue objeto de más de un comentario hasta el punto de que un periodista de CNN, en el curso de una reunión con público local, dijo en broma a la Secretaria de Estado que, dada la actual crisis económica, la dote ofrecida por el keniano "no era una mala oferta".

En el mismo tono, Hillary respondió que Chelsea "es muy independiente". "Yo le comunicaré esta oferta tan amable, pero ella toma sus propias decisiones", agregó.

Chepkurgor, sin embargo, dijo a CNN que para él esto no es una broma y que Chelsea "es una mujer hermosa, disciplinada y de muy buena disposición".

"Por supuesto yo nunca la he conocido personalmente, pero me gusta su familia y cómo se mantienen unidos", añadió. "He esperado mucho tiempo y sigo esperando conocerla para expresarle mi amor".

El pretendiente, en los casi nueve años transcurridos, no ha perdido el tiempo y se casó en 2006 con Grace, una compañera de estudios. Pero no importa, dice, porque en Kenia, la poligamia es legal y Chelsea bien podría ser su "segunda esposa". El osado keniano, que tiene una pequeña tienda de electrónica y computadoras en Nakuru, una ciudad al noroeste de Nairobi, dijo que su esposa "no tiene problema con esto".

sábado, 15 de agosto de 2009

viernes, 14 de agosto de 2009

Niafunké recomienda:


Decrecimiento sostenible frente a decrecimiento traumático



Por: Manoel Santos
Altermundo
Ponencia de Manoel Santos (Altermundo) en las XI Jornadas de las Juventud Independentista (Santiago de Compostela, Facultade de Xeografía e Historia, 2009). Tema: Crisis, alternativas y resistencia. Traducido del gallego para rebelion.org.
He aquí, un breve resumen:

-El Decrecimiento, aunque no es (aún) una teoría sí es una corriente de pensamiento y un movimiento social a la vez.

- Los padres y teóricos del Decrecimiento son, entre otros: Nicholas Georgescu-Roegen, Serge Latouche, Vincent Cheynet, Francois Scheneider, Mauro Boniauti, Maurizio Pallante, Paolo Cacciari.

El Decrecimiento es un movimiento social a tres escalas:

a) Individual (Simplicidad voluntaria, auto producción de bienes y servicios, etc.)
b) Colectivo ( autogestión, cooperativas, banca ética, redes sociales de intercambio)
c) Acción Política ( propuestas, movilizaciones)
El Decrecimiento busca aunar a personas que participen de la lucha de los movimientos sociales antisistémicos y no busca alternativas a la crisis del sistema neoliberal, sino alternativas al sistema neoliberal. Por lo tanto, la lucha es por cambiar el sistema, no por recuperarlo, y el decrecimiento un camino necesario que implica no sólo un poco más de conciencia ecológica o humanitaria, sino “un cambio radical en la manera de producir, de consumir y de vivir, una nueva manera de organizarnos social y económicamente.

Cuestiones claves que deslegitiman claramente el mito del crecimiento:

1. No ha generado tanto bienestar como dicen para la humanidad
2. Con él se está superando la biocapacidad del planeta, o sus límites ambientales
3. El crecimiento, la producción de bienes y servicios, necesariamente aumenta el consumo de recursos naturales, y este consumo es mucho mayor que la capacidad de regeneración del planeta.

¿QUÉ SOCIEDAD BUSCA EL DECRECIMIENTO?

Intenten imaginar una sociedad fundada en estos criterios. La producción de tejidos muy resistentes, de zapatos que duren años, de máquinas fáciles de reparar y capaces de funcionar un siglo, todo ello está, desde hace tiempo, al alcance de la técnica y de la ciencia de la misma forma que la multiplicación de instalaciones y de servicios colectivos (de transporte, de lavado, etc.) que nos libren de la compra individual de máquinas caras, frágiles y devoradoras de energía.
LAS TRES DIMENSIONES DEL DECRECIMIENTO

1. Ecológica: la conservación de la naturaleza es una premisa irrenunciable
2. Económica: Menos producción y consumo. Por ejemplo, la reducción y reparto del tiempo de trabajo. Latouche lo cifra en 4 o 5 horas diarias, Gorz en 1000 horas en vez de 1600. Con esto conseguiríamos que la gente no se sintiese excluida y trabajar para proporcionar bienes y servicios necesarios. Saliéndonos de la economía del trabajo produciríamos menos porque precisaríamos consumir menos. Bonaiuti argumenta la reducción drástica del consumo provocaría malestar social, desocupación y, en última instancia, el fracaso de la política económico-ecológica alternativa. Propugna, en consecuencia, potenciar los “bienes relacionales” –atenciones, conocimientos, participación, nuevos espacio de libertad y de espiritualidad, etc.– y caminar hacia una economía solidaria. El decrecimiento material tendría que ser un crecimiento relacional, convivencial y espiritual.

3. Social: Simplicidad voluntaria y autosuficiencia, cambios en los parámetros de vida, volver a las sociedades colectivas. Ruralización frente a urbanización, reparto frente a acumulación, localización frente a globalización, decrecimiento frente a hiperconsumismo, ocio frente a trabajo obsesivo; menos, menos, menos…

¿Y COMO APLICARLO?
Los teóricos esgrimes básicamente dos maneras:
1. Autogestión de las comunidades más allá de los aparatos de Estado
2. Con una planificación central, con aire socialista

¿CÓMO DECRECER?

Serge Latouche lo intenta resumir de manera gráfica y parcialmente en su programa de las 8 R: Revaluar (revisar nuestros valores: cooperación vs. competencia, altruismo vs. egoísmo, etc.); Recontextualizar (modificar nuestras formas de conceptualizar la realidad, evidenciando la construcción social de la pobreza, de la escasez, etc.); Reestructurar (adaptar las estructuras económicas y productivas al cambio de valores); Relocalizar (sustentar la producción y el consumo esencialmente la escala local); Redistribuir (el acceso a recursos naturales y las riquezas); Reducir (limitar el consumo a la capacidad de carga de la biosfera); Reutilizar (contra el consumismo, tender hacia bienes durables y a su reparación y conservación); Reciclar (en todas nuestras actividades).

Rashied Ali, in memoriam.












Ha muerto hoy en la ciudad de New York, a los 76 años de edad, el magnífico percusionista de jazz, Rashied Ali. Vaya pues, desde aquí... mi tributo póstumo:
Foto: Bogdan Dimitriu

jueves, 13 de agosto de 2009

Cuando los "fuertes" se desvanecen...















Por: Alexis Figueredo
Aunque este blog no tenga como prioridad la problemática cubana y lo relacionado con esta, existen ocasiones y sucesos que me impiden ignorar o voltear el rostro -ante ellos- debido al asco e indignación que me provocan. Sucesos que, de no ser por la burda y monstruosa manera como son manejados y tratados, no ocuparían -por su irrelevancia inicial- mi preciado tiempo.


Hoy 13 de agosto, mientras el tirano vitalicio de Cuba, Fidel Castro, celebra su cumpleaños 83 a golpe de felicitaciones y escribiendo Reflexiones (Una causa justa que defender y la esperanza de seguir adelante), donde con hipocresía y cinismo absolutos trata -verdades y realidad objetiva mediante- asuntos de gran importancia, como la actual crisis económica y el conflicto del cambio climático..., en tanto que el eterno Comandante se explaya y se pone la casaca de disidente global, su régimen estalinista arresta y condena a dos años de privación de libertad al infeliz e inocente Juan Carlos González Marcos, más conocido como 'Pánfilo', y quien se hiciera conocido fuera de Cuba por el famoso video donde, bajo los efectos del alcohol, pedía comida ("jama").


A 'Pánfilo', se le acusa de "peligrosidad predelictiva" por un tribunal de la Isla; sentencia que consiste en llevar diez años sin trabajar para el gobierno que, dicho sea de paso, es el dueño absoluto de las vidas de todos los cubanos que habitan esa Isla, tan rudimentaria política e ideológicamente. Este atropello a los derechos humanos y a la libertad individual por parte del régimen de La Habana, confirma cuán debil se encuentra en todos los sentidos: excepto en el relacionado con el poder represivo. Régimen brutal que continúa escudado en una retórica progresista (fraudulenta) para consolidar su deteriorada imagen ante la izquierda y el mundo.


Que un simple e inofensivo video particular donde un 'Pánfilo' borracho pide comida, haya trascendido al exterior y convertido en vox populi a través de los mediocres y trasnochados medios informativos de Miami; y posteriormente, que de una manera reincidente y con alevosía manipularan y abusaran de 'Pánfilo' y sus debilidades para beneficios propios, demuestra la pobreza, mezquindad y carencia que padece ese sector del anticastrismo que detenta el poder mediático y político en esa ciudad. Sin embargo, que ese mismo video haya llevado al gobierno de la Isla a poner a su protagonista en prisión, denota la fatiga y bancarrota política de un sistema que está llevando al politicidio a esa nación. Convertir a 'Pánfilo' en héroe del sector más anquilosado del exilio cubano, constata la torpeza y naturaleza feroz de la tiranía de Cuba.

El asco y la repulsa me absorben; porque creo, además, que el factor racismo subyace en este caso.

Artículo...

El diario Rebelión, reproduce hoy mi texto -La tecnología como caballo de Troya.

África


José Saramago
El Cuaderno de Saramago


En África, dijo alguien, los muertos son negros y las armas son blancas. Sería difícil encontrar una síntesis más perfecta de la sucesión de desastres que fue y sigue siendo, desde hace siglos, la existencia en el continente africano. El lugar del mundo donde se cree que la humanidad nació no era ciertamente el paraíso terrenal cuando los primeros “descubridores” europeos desembarcaron (al contrario de lo que dice el mito bíblico, Adán no fue expulsado del edén, simplemente nunca entró en él), pero con la llegada del hombre blanco se abrieron de par en par, para los negros, las puertas del infierno. Esas puerta siguen implacablemente abiertas, generaciones y generaciones de africanos han sido lanzadas a la hoguera ante la apenas disimulada indiferencia o la impúdica complicidad de la opinión pública mundial. Un millón de negros muertos por la guerra, por el hambre o por enfermedades que podrían haber sido curadas, pesará siempre menos en la balanza de cualquier país dominador y ocupará menos espacio en los noticiarios que las quince víctimas de un serial killer. Sabemos que el horror, en todas sus manifestaciones, las más crueles, las más atroces e infames, barre y asola todos los días, como una maldición, nuestro desgraciado planeta, pero África parece haberse convertido en su espacio preferido, en su laboratorio experimental, el lugar donde el horror se siente más a sus anchas para cometer ofensas que creíamos inconcebibles, como si los pueblos africanos hubiesen sido señalados al nacer con un destino de cobayas, sobre las que, por definición, todas las violencias serían permitidas, todas las torturas justificadas, todos los crímenes absueltos. Contra lo que ingenuamente muchos se obstinan en creer, no habrá un tribunal de Dios o de la Historia para juzgar las atrocidades cometidas por hombres sobre otros hombres. El futuro, siempre tan disponible para decretar esa modalidad de amnistía general que es el olvido disfrazado de perdón, también es hábil en homologar, tácita o explícitamente, cuando tal convenga a los nuevos arreglos económicos, militares o políticos, la impunidad de por vida a los autores directos e indirectos de las más monstruosas acciones contra la carne y el espíritu. Es un error entregarle al futuro el encargo de juzgar a los responsables del sufrimiento de las víctimas de ahora, porque ese futuro no dejará de hacer también sus víctimas e igualmente no resistirá la tentación de posponer para otro futuro aun más lejano el mirífico momento de la justicia universal en que muchos de nosotros fingimos creer como la manera más fácil, y también la más hipócrita, de eludir responsabilidades que solo a nosotros nos caben, a este presente que somos. Se puede comprender que alguien se disculpe alegando: “No lo sabia”, pero es inaceptable que digamos: “Prefiero no saberlo”. El funcionamiento del mundo dejó de ser el completo misterio que fue, las palancas del mal se encuentran a la vista de todos, para las manos que las manejan ya no hay guantes suficientes que les oculten las manchas de sangre. Debería por tanto ser fácil para cualquiera una elección entre el lado de la verdad y el lado de la mentira, entre el respeto humano y el desprecio por el otro, entre los que están por la vida y los que están contra ella. Desgraciadamente las cosas no siempre suceden así. El egoísmo personal, la comodidad, la falta de generosidad, las pequeñas cobardías de lo cotidiano, todo esto contribuye para esa perniciosa forma de ceguera mental que consiste en estar en el mundo y no ver el mundo, o solo ver lo que, en cada momento, sea susceptible de servir a nuestros intereses. En tales casos solo podemos desear que la conciencia venga, nos tome por el brazo, nos sacuda y nos pregunte a quemarropa: “¿Adónde vas? ¿Qué haces? ¿Quién te crees que eres?”. Una insurrección de las conciencia libres es lo que necesitaríamos. ¿Será todavía posible?http://cuaderno.josesaramago.org/2009/08/11/africa/

martes, 11 de agosto de 2009

La tecnología como caballo de Troya


Por: Alexis Figueredo


El progreso no ha conseguido hacer libres a los hombres, sino que los ha esclavizado más.

El desarrollo tecnológico, con su indudable cabecilla, la Televisión, ha logrado reducir y hacer caducar abruptamente las cosmovisiones o modelos explicativos, que tratan de denunciar teóricamente el secuestro que padece la humanidad y que ha llegado a niveles impensables. La TV, comienza a ejercer su mandato y autoridad social desde muy temprano en la vida de los individuos; pues hoy, antes de aprender a leer, los niños miran entusiasmados al monstruo animado devenido 'Plasma'; con todas las implicaciones psicológicas y consecuencias negativas que esto representa en el desarrollo posterior del ser social.

En mi opinión, hoy en día el reto mayor de los seres pensantes está más allá de las ideologías y las filiaciones políticas; pues el conflicto mayor que padece la sociedad es de carácter material, y está estructurado sobre la base de la sutil y sofisticada tecnología como herramienta de banalización mundial.

Desde hace años, la moda se ha convertido en otro de los mecanismos de manipulación más eficientes del ser humano. La moda es cómplice del tiempo en tanto victimario del sujeto, y sus tentáculos han llegado incluso a alcanzar el pensamiento teórico. La moda no se limita a hacer caducar en rápidos ciclos y cortos periodos de tiempo el tipo de vestimenta que usamos; el diseño de las casas o el modelo del auto; sino que cumple también el importante papel de exacerbar el consumo desencanto que hoy padecemos: extrapolando su dominio hasta llegar a absorber incluso el mercado de las ideas y las humanidades.


Las figuras más prominentes de la Escuela de Frankfurt, como Fromm, Reich, Horkheimer, Adorno y Marcuse jamás imaginaron que la valiosa Teoría crítica de la sociedad por ellos ensayada, tuviera una vida tan efímera en el campo del pensamiento occidental. En el caso específico de Marcuse, quien por permanecer en EEUU. llegó a intuir con más precisión la dimensión de la catástrofe que se nos encimaba, tampoco habría podido imaginar que su valiosa renovación "psicomarxista" donde con mucho acierto denunció la congelación de los conflictos sociales y la manipulación universal de las conciencias por la industria cultural de entonces, quedara rendida ante el poder de la tecnología trivial en tan pocos años. Los estudiantes y el sistema educativo -donde Marcuse depositó su esperanza como sujetos revolucionarios del cambio- han quedado arrodillados ante la TV, el IPOD y el Blackberry, entre otros. Esto para no hablar ya de la clase trabajadora de Marx, que yace hoy esclavizada como ente desencadenante de anhelo y apetito por los objetos de magnífico diseño y malísima calidad.

La sofisticación tecnológica, ha reducido a [un] grupito de intrascendentes alienados las tesis de opinión pública crítica de Jürgen Habermas; la Teoría del Discurso y el culturalismo de Foucault, y su brillante análisis sobre el sistema de dominación con límites y competencias perfectamente definidos; la Deconstrucción de Jacques Derrida y su muy acertada ilusión acústica como rectora de la totalidad del pensamiento occidental, con su detallado y muy riguroso estudio del "logocentrismo" y la opresión de partes de nuestro sistema de signos. Si bien es verdad que grupos sociales como el feminismo y otros, han tenido su base teórica en la propuesta de estos pensadores, no ha sido suficiente para despertar a las masas nauseabundas actuales. El dominio tecnológico sobre la razón ha sido absoluto y nefasto... se ha impuesto.


El sociólogo y ensayista norteamericano Neil Postman, ha hecho - y viene haciendo- un análisis agudísimo sobre los efectos de la TV y los medios visuales en general, en la sociedad norteamericana actual. Sus tesis, enriquecidas a partir de pensadores como Orwell y Al Huxley, tratan de despertar las conciencias de los ciudadanos hoy en día. Su libro Amusing Ourselves to Death, es material imprescindible a la hora de alertar a ese bloque compacto y humano que transita hipnotizado por la vida, a merced de una tecnología rapiña y embrutecedora.


Reducir o eliminar la TV e ignorar o contrarrestar a Hollywood, es tarea fundamental hoy en día; al margen de nuestras filiaciones ideológicas y políticas: solamente en pos del bienestar espiritual y la decencia ciudadana. Salvar a nuestros hijos de las garras de la banalización tecnológica, expulsarlos del mundo de la Televisión, es tarea primordial.

lunes, 10 de agosto de 2009

Vacías, inodoras e insonoras



Si uno no desconecta y presta la suficiente atención a los anuncios comerciales que ayudan a la atrofia de nuestras neuronas cerebrales, maltratadas por años de educación a la sumisión, religiones en pos del sacrificio y actividad laboral carente de sentido en sí misma, descubre que gran parte de la publicidad está dirigida a eso que viene a denominarse sexo femenino. Y como tal, parte de una concepción previa: las mujeres son en esencia unos animales completamente estúpidos que renuncian al Ser en beneficio del Estar. Algunos aducirán que se trata de una cosmovisión misógina de la mitad de la población. No lo creo. Pienso, en realidad, que forma parte de un pensamiento, por llamarlo de alguna forma, misántropo. Los publicistas o creativos, como se autodenominan los miserables, tratan de igual forma despectiva a hombres y mujeres. Quizás llamen la atención los últimos y recurrentes anuncios televisivos dirigidos a ellas. Pareciera que las protagonistas de los nuevos spots publicitarios se redujeran a organismos provistos de orificios por donde descargar una serie de fluidos, a todas luces, malignos. O están rellenas de mierda, o desbordan flujos menstruales y vaginales, cuando no son presentadas como aerofágicas a punto de estallar.

Una variedad de anuncios incitan a las hembras a comprar infinidad de productos favorecedores de la expulsión de las heces. Desde el Bífidus Activo pasando por los Bífidus Digestivum, los Bífidus Regularis, los Bifidobacerium Lactis y los Bífidus ActiRegularis hasta llegar al L. Casei Imunitass (todos productos virtuales de marketing industrial, es decir, más falsos que Rubalcaba). En tan sólo catorce días cagarás como una diosa. Añádele soja transgénica y esas agradables tiritas y copos, cereales lo llaman, de All-Bran fabricadas con serrín y, como reza el anuncio, «no te quedará nada dentro». Tu vientre estará vacío, en consonancia con el cerebro. Pues de eso se trata, vacía pero mona. Que los hombres te miren y deseen follarte. ¿Tus deseos? Ser deseada por tu vacía delgadez.

¿Y para esos días «especiales»? Anuncios con esbeltas adolescentes de todos los colores moviendo el culito y riendo sin parar de no se sabe qué y en donde el color del menstruo es azul cielo e inodoro. Como el antiguo «¿A qué huelen las nubes? ¿A qué huelen las cosas que no huelen?» A nada gilipollas, a nada, como la estupidez. Tampoco el flujo vaginal debe ya oler a Findus. Para ello, compresas con aloe vera, una especie de cactus de propiedades laxantes. De momento, no piden que te introduzcas la planta.

Y después de la ingesta de tanta fibra, las flatulencias. La mujer moderna en guerra contra sus gases. Tipos gordos de rosa, a modo de burbujas nadan en una piscina, a modo de barriga. «¿Te sientes como un pez globo después de una copiosa comida?», pregunta una voz en off mientras contemplamos a una fémina constreñida por no tirarse un pedo al grito de «todo preso libertad quiere», como hacía mi abuela. No resulta femenino aunque revientes.

¿Violencia sexista? ¿Dónde corazón?


Ilustración: El tobogan, óleo sobre lienzo. Descripción: mujer en el retrete. Autor: Arturo Muñoz, Méjico.

sábado, 8 de agosto de 2009

'La opción del decrecimiento'


Entrevista a Serge Latouche, profesor emérito de la Universidad de París Sur XI
"una sociedad con una sobriedad asumida, trabajar menos en tener mejores vidas, consumir menos, pero de mejor calidad, producir menos basura y reciclar más".
"... y encontrar la felicidad en la convivencia con los demás y no en la acumulación desesperada de aparatos".
Fuente: Rebelion.org

Para combatir el capitalismo en el Sur es necesario lograr un decrecimiento en el Norte, según el profesor emérito de la Universidad de París Sur XI, Serge Latouche, quien promueve e investiga ese sistema al que define como prácticas alternativas a la destrucción del ambiente y al aumento de la pobreza. El economista francés propone abandonar "el objetivo del crecimiento por el crecimiento mismo, una meta demente con consecuencias desastrosas para el ambiente", subrayó. La necesidad de crear una sociedad del "decrecimiento" deriva de la certeza, explica, de que los recursos de la Tierra y los ciclos naturales no pueden sostener el crecimiento económico, la esencia misma del capitalismo y de la modernidad. En lugar del sistema dominante actual, Latouche propone "una sociedad con una sobriedad asumida, trabajar menos en tener mejores vidas, consumir menos, pero de mejor calidad, producir menos basura y reciclar más", explicó. La nueva sociedad significa "recuperar el sentido de la mesura y una huella sostenible desde el punto de vista ecológico", señaló Latouche, "y encontrar la felicidad en la convivencia con los demás y no en la acumulación desesperada de aparatos". Autor de varias obras y artículos sobre la racionalidad occidental, el mito del progreso, el colonialismo y el posdesarrollo, Serge Latouche describe los principales principios de la sociedad del decrecimiento en sus libros "Le Pari de la décroissance" ("La apuesta por el decrecimiento") y "Petit traité de la décroissance sereine" ("Pequeño tratado del decrecimiento sereno"), publicado en 2006 y 2007 respectivamente. Serge Latouche explicó a IPS de qué se trata la sociedad del decrecimiento.

IPS: ¿Qué características tiene una sociedad del decrecimiento? ¿Existen prácticas actualmente compatibles con su propuesta?

Serge Latouche: Decrecimiento no significa crecimiento negativo. Crecimiento negativo es una expresión contradictoria que sólo revela el domino que la idea de crecimiento ejerce en el imaginario colectivo. Por otro lado, el decrecimiento no es una alternativa al crecimiento, sino una matriz de alternativas que permitirán reabrir el espacio a la creatividad humana, una vez eliminado el yeso del totalitarismo económico. La sociedad del decrecimiento no será la misma en Texas, que en (el sureño estado mexicano de) Chiapas ni en Senegal ni en Portugal. El decrecimiento volverá a lanzar la aventura humana hacia una pluralidad de destinos posibles. Se pueden encontrar los principios del decrecimiento en propuestas teóricas e iniciativas desarrolladas en el Norte y en el Sur. Por ejemplo, el intento de los neo-zapatistas de Chiapas de crear una región autónoma. También hay experiencias en América del Sur, con indígenas, entre otras, como lo que ocurrió en Ecuador, donde se incorporó a la Constitución el objetivo del Sumak Kausay (buen vivir). En el Norte también empiezan a propagarse iniciativas que promueven el decrecimiento y la solidaridad. Las AMAP (Asociaciones para el Mantenimiento de una Agricultura Campesina, en francés, entre grupos de consumidores y granjas locales a fin de abastecerse) son ejemplos de autoproducción como el PADES (Programa de Autoproducción y Desarrollo Social, que implica asumir todas las actividades de producción de bienes y servicios, para sí y para la comunidad, sin contrapartida monetaria). El movimiento de Ciudades en Transición comenzó en Irlanda y su propagación al resto del mundo puede ser una forma de producción desde abajo, que se asemeja mucho a la sociedad del decrecimiento. Las localidades tratan, primero, de lograr la autosuficiencia energética dado el agotamiento de recursos y, en general, promueven la búsqueda de la resiliencia, (la capacidad de adaptarse a los cambios del ambiente).

IPS: ¿Cuál sería el papel de los mercados en una sociedad de decrecimiento?

SL: El sistema capitalista es una economía de mercado, pero éstos no son instituciones exclusivas del capitalismo. Es importante hacer la distinción entre el Mercado y los mercados. Éstos últimos no obedecen a una ley de competencia perfecta y eso es para mejor. Siempre incorporan elementos de la cultura del don, que la sociedad del decrecimiento trata de redescubrir. Implica vivir en comunidad con otros, desarrollar relaciones humanas entre compradores y vendedores.

IPS: ¿Qué estrategias puede desarrollar el Sur para eliminar la pobreza, sin hacer lo que hizo el Norte de dañar el ambiente y empobrecer al Sur?

SL: En los países africanos no es necesario ni deseable reducir la impronta ecológica ni el producto interno bruto. Pero no por eso hay que concluir que se debe construir una sociedad del crecimiento. Primero es claro que el decrecimiento en el Norte es una condición necesaria para poder abrir alternativas en el Sur. Mientras Etiopía y Somalia se vean obligadas a exportar alimento para nuestros animales domésticos en plena escasez y mientras engordemos nuestro ganado con soja cultivada gracias a la destrucción de la selva amazónica, vamos a estar asfixiando todo intento de autonomía real del Sur. Animarse al decrecimiento en el Sur significa iniciar un círculo virtuoso que implica romper la dependencia económica y cultural con el Norte, reconectar una línea histórica interrumpida por la colonización, reintroducir productos específicos que fueron abandonados y olvidados, así como valores "anti-económicos" relacionados con el pasado de esos países, y recuperar técnicas y conocimientos tradicionales. Esas iniciativas deben combinarse con otros principios, válidos en todo el mundo, como reconceptualizar lo que entendemos por pobreza, escasez y desarrollo. Por ejemplo, reestructurar la sociedad y la economía, restablecer prácticas no industriales, en especial agrícolas, y redistribuir, relocalizar, reutilizar y reciclar.

IPS: La sociedad del decrecimiento implica un cambio radical en la consciencia humana. ¿Cómo se lograr eso? ¿Puede ocurrir en cualquier momento?

SL: Es difícil romper con la adicción al crecimiento, en especial porque es lo que interesa a las corporaciones multinacionales y los poderes políticos que las sirven, para mantenernos esclavizados. Las experiencias alternativas y los grupos disidentes, como cooperativas, sindicatos, asociaciones para preservar la agricultura campesina, algunas organizaciones no gubernamentales, sistemas de permuta local, redes de intercambio de conocimiento, son laboratorios pedagógicos para la creación del "nuevo ser humano" que requiere la sociedad. Son universidades populares que promueven la resistencia y contribuyen a descolonizar el imaginario. Seguro, no tenemos mucho tiempo, pero el curso de los acontecimientos puede contribuir a acelerar la transformación. La crisis ecológica, junto con la económica y financiera, puede servir de choque saludable.

IPS: ¿Los actores políticos convencionales pueden desempeñar algún papel en la transformación?

SL: Todos los gobiernos son, lo quieran o no, funcionarios del capitalismo. En el mejor de los casos, pueden, como mucho, disminuir o suavizar procesos sobre los cuales ya no tienen ningún control. Para nosotros es más importante el proceso de auto-transformación de la sociedad y de los ciudadanos que la política electoral. Aunque los últimos logros relativos obtenidos en ese terreno por ecologistas franceses y belgas, quienes adoptaron algunos puntos de la agenda del decrecimiento, parecen un signo positivo.

jueves, 6 de agosto de 2009

Artículo...

El diario digital Rebelión, reproduce hoy mi texto La ética de la adquisición.

Savane: Obra póstuma y cumbre


Por: Alexis Figueredo


Son muchos los que coinciden, al afirmar que es la música una suerte de metalenguaje: el lenguaje que está más allá del lenguaje. A decir del poeta Eichendorff, la música es el lenguaje de las cosas, el que les da vida. También se habla de que la música es la comunicación entre los hombres y los dioses, algo con lo que estoy completamente de acuerdo. Y es que, es la música, una especie de señal divina creada por "ángeles"; esos seres dotados de un talento extrasensorial que nos posibilitan el éxtasis a través de la ordenación de los sonidos. Para Schopenhauer, por ejemplo, la cima del arte era la música.

Es por todos conocido, que la contribución de Estados Unidos a la música tiene su origen en la cultura afroamericana, específicamente mediante el jazz, como género que surge a partir del blues. Y dentro del blues, es Alí Farka Touré, en el siglo XX y comienzos del XXI, uno de sus más grandes exponentes. De manera que, a esos típicos cantos africanos tradicionales que surgen de los instrumentos más antiguos, como el tambor y la flauta, le debe Estados Unidos su contribución a la música. Pero es que hay más, y como dijera el propio Alí Farka en alguna ocasión: "no existen negros americanos, existen negros en América".

La música de Alí Farka, está estructurada sobre la base de la guitarra, el calabash y los bongos; y su identidad se establece a partir de la fusión del blues con la música tradicional de Malí. Identidad muy sólida y de carácter muy arraigado, producto de la pasión genuina que estremece al autor y que recorre cada espacio de sus creaciones. Alí fue sin duda un ángel que, con su indudable estatura, supo vincular - mediante su exquisitez musical- la teluricidad de los hombres con la paz celestial.

Alí Farka Touré produjo un total de once discos, todos de una calidad extraordinaria y dignos de estar inventariados en el pedestal cultural de la música contemporánea. El hijo de Malí obtuvo dos Grammy: el primero fue en 1994 con el álbum Talking Timbuktu, producido con el músico norteamericano Ry Cooder. En 2005, salió a la luz la soberbia producción -junto al kora master Toumani Diabaté- titulada In The Heart Of The Moon, que le valió su segundo premio Grammy, consagrándolo a nivel internacional como uno de los más virtuosos músicos del momento.
Sin embargo, un año más tarde (en julio de 2006), sale su álbum póstumo y en solitario, titulado Savane. Resulta harto difícil establecer prioridades en cuanto a la calidad de la obra de Alí Farka; no obstante, me atrevo a asegurar -desde mi percepción muy subjetiva- que es Savane, el disco más logrado del "asno" que es lo que significa "Touré", término utilizado en Malí para calificar a las personas grandes, voluntariosas y emprendedoras. Se hace necesario destacar que Savane, además de ser el último álbum de Alí, fue producido y grabado en una etapa culminante de la vida del músico, quien murió en marzo de 2006 debido a la padencia de cáncer de huesos.

Todo parece indicar que Savane, estuvo enriquecido por esa luz que el umbral de la muerte le ofreció a Touré. Es esta una producción bendecida por los dioses; y para su deleite, se hace necesario escucharle con detenimiento; inmersos en una paz y una quietud absolutas... pues sólo así, es posible alcanzar el arrobamiento a que estas estupendas e imponderables canciones nos invita.

Les dejo con este magnífico video (blues filosofía de [Ali Farka Touré]), extracto de la película Martin Scorsese, presents the Blues, donde Alí Farka descarga magistralmente junto a Corey Harris:

sábado, 1 de agosto de 2009

Africa Jah Nuh Dead


A propósito del 'colapso'...


Talón de Aquiles. Antonio Medina. (Rebelión)

¿Sobrepasamiento y colapso del sistema mundial?


Leonardo Boff


"... la cultura del capital tiene una tendencia autosuicida. Prefiere morir a cambiar, arrastrando a otros consigo".
Hoy en día en todos los países y foros se habla de desarrollo-crecimiento como nunca antes. Es una obsesión que nos acompaña por lo menos desde hace tres siglos. Ahora que se ha producido el colapso económico, la idea ha vuelto con renovado vigor, porque la lógica del sistema no permite, sin autonegarse, abandonar esa idea-matriz. ¡Ay de las economías que no consigan rehacer sus niveles de desarrollo-crecimiento! Van a sucumbir junto a una eventual tragedia ecológica y humanitaria.

Pero tenemos que decirlo con todas las letras: retomar esa idea es una trampa en la que está cayendo la mayoría, inclusive Benedicto XVI en su reciente encíclica Caritas in veritate, dedicada al desarrollo. Esto puede verificarse casi de manera unánime en los discursos de los representantes de los 192 pueblos presentes en la reunión de la ONU a finales de junio. La gran excepción, que causó asombro, fue el discurso inicial y final del presidente de la Asamblea General, Miguel d’Escoto, que pensó hacia delante en la lógica de otro paradigma de relación Tierra-Vida-Humanidad, y subordinando el desarrollo al servicio de estas realidades centrales. Del resto no se oía otra cosa: hay que retomar el desarrollo-crecimiento, si no la crisis se perenniza.

¿Por qué digo que es una trampa? Porque para alcanzar los índices mínimos de desarrollo-crecimiento del 2% anual previsto, necesitaríamos dentro de poco dos Tierras iguales a la que tenemos. No lo digo yo, lo dijo el expresidente francés Jacques Chirac cuando el IPCC publicó en Paris el 2 de febrero de 2007 los resultados del calentamiento global. Lo repiten con frecuencia el renombrado biólogo Edgard Wilson y el formulador de la teoría de la Tierra como Gaia, James Lovelock, entre otros. La Tierra está dando señales inequívocas de estrés generalizado. Hay límites que no se pueden sobrepasar.

Recientemente, el Secretario de la ONU, Ban-Ki-Moon advirtió a los pueblos de que solamente tenemos unos diez años para salvar a la civilización humana de una castástrofe ecológica planetaria. En un número reciente de la revista Nature, un prestigioso grupo de científicos publicó un informe sobre «Los límites del planeta» (planetary boundaries) en el que afirmaban que en varios ecosistemas de la Tierra estamos llegando punto de no retorno (tipping point) con referencia a la desertificación, la fusión de los cascos polares y del Himalaya, y a la creciente acidez de los océanos. Cabe aquí citar, en mi opinión, el mejor fundamentado estudio de los autores del legendario Los límites del crecimiento del Club de Roma de 1972: D. Meadows y J. Randers. Su libro de 1991 tiene un título que es una llamada de alerta: Mas allá de los límites: colapso total o un futuro sostenible.

La tesis de estos autores es que la excesiva aceleración del desarrollo-crecimiento de las últimas décadas, del consumo y del desperdicio, nos han hecho conocer los límites ecológicos de la Tierra. No hay técnica ni modelo económico que garantice la sostenibilidad del proyecto actual. El economista Ignacy Sachs, amigo de Brasil, uno de los pocos que propone un ecosociodesarrollo comenta: «No se puede excluir la idea de que, por exceso de aplicación de racionalidad parcial, acabemos en una línea de irracionalidad global suicida» («Forum», junio 2009 p.19). Ya he afirmado en este espacio que la cultura del capital tiene una tendencia autosuicida. Prefiere morir a cambiar, arrastrando a otros consigo.

Los formuladores de la visión sistémica llaman a este fenómeno sobrepasamiento y colapso. Es decir, sobrepasamos los límites y nos dirigimos hacia un colapso.
¿Estaré siendo pesimista? Respondo con José Saramago: «no soy pesimista, la realidad es la que es pésima». Efectivamente: o abandonamos el barco del desarrollo insostenible en dirección a lo que la Carta de la Tierra llama «un modo sostenible de vivir» y los andinos «el bien vivir», o vamos a tener que aceptar el riesgo de ser despedidos de este planeta.

Pero como el universo está hecho de virtualidades todavía no ensayadas, esperamos que surja una que nos salve a todos.