viernes, 2 de diciembre de 2016

Afinidad electiva



El filósofo y activista político estadounidense Cornel West, responde a Amy Goodman, de Democracy Now, una pregunta sobre Fidel Castro.

AMY GOODMAN: In this last-minute, in this last minute, Fidel Castro?
CORNEL WEST: Yeah, brother Castro. Good God, his solidarity with struggles in Africa, with —- historically -—
AMY GOODMAN: Did you ever meet him?
CORNEL WEST: I never met him. I went to Cuba and I was characterized as a counterrevolutionary with a smile because I called for the rotation of elites. I’m a radical democrat, democratic socialist. I believe that leaders ought to rotate. So, I called for the rotation of elites, and they pulled me in the palace. What are you talking about? This is critique. Oh yeah, I’m critical, absolutely. But at the same time, I salute the health system. I salute the education. I salute the fact that he stood up in the face of American imperial power, 630 assassination attempts, fought back against the Bay of Pigs and affirmed, most importantly, the greatness of the Cuban people. They suffered under Batista. And they did suffer under Castro in terms of his repression of dissenting voices. But at the same time, they now emerge powerful again. And I think it’s a magnificent history of the Cuban people. But, Castro was always, for me, been a fascinating figure, heroic figure. But, still, I was very critical of the — of repression and not rotating, not having the kind of turnover in leadership that I would have liked to see. But, he’s one of the great revolutionary Communists of the 20th century, and, as a revolutionary Christian, I love him.
Fuente: https://www.democracynow.org/2016/12/1/cornel_west_i_am_heading_to

sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel Castro y la chusma de Miami


Por sus obras los conoceréis 

La chusma de Miami celebra la muerte del anciano dictador. Ha muerto el hombre a quien sus víctimas le atribuyeron las causas de todas sus miserias e ineptitudes. La chusma de Miami festeja la muerte de esa figura que, por casi sesenta años, supo domesticar el impudor colectivo que caracteriza a los malos perdedores de esta historia. El restaurante Versailles, cuartel general y trinchera del chusmaje, celebra su tardío Black Friday entre chicharrones de cerdo y cervezas: la muerte natural del vencedor desata la euforia de esas criaturas diminutas que, por un tramo de la calle ocho y Hialeah, desgrasan sus grandes vientres henchidos de gozo. También en Miami, en un escondrijo y alejado de la estridencia encinta, un exiliado de serena estatura permanece en silencio, pensando en aquello de que "cuando hay muchos hombres sin decoro, hay otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres".

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Festín de Gracias



Dentro de unas horas, los descendientes reales y los adoptivos de Oliver Cromwell celebrarán, festín mediante, el exterminio de los pueblos originarios que comenzó alrededor del año 1620. Mientras tanto, hoy, a la altura de 2016,  los ninguneados descendientes de aquellos asesinados, sufren el sostenido despojo y la brutal represión en Standing Rock, Dakota del Norte. Allí, la blanca y perpetua avaricia  trata de construir un oleoducto que nos pone de manifiesto cuán desafortunado es el devenir histórico de los condenados de la tierra.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Donald Trump, a posteriori



La mujer es el futuro del hombre

La familia Trump será, a partir de enero de 2017, la nueva inquilina de la Casa Blanca.  Una friolera de análisis, a posteriori, buscan las causas y los efectos del fenómeno acontecido el pasado martes. Un tropel de tertulianos errados perpetuos divagan "sorprendidos" y hasta enojados por el triunfo de Donald Trump. La misma Mass Media que trató de manipular y engañar al rebaño, ahora se viste de vaticinios y predicciones como profetas impunes y aferrados a un apocalipsis en ciernes. Otros escriben, o hablan, de la llegada de un periodo post neoliberal; de un cambio en el mapa geopolítico; de proteccionismo... fin de la globalización. Yo, que nunca he tenido una bola de cristal, no arriesgaría dos minutos de análisis acerca de lo que sucederá bajo la presidencia del nuevo presidente electo. Sin embargo, hay un aspecto en la victoria de Trump que sí me mueve a un escueto comentario: la futura Primera Dama. Particularmente prefiero una Primera Dama a un "Primer Caballero". De haber ganado Hillary Clinton, su esposo Bill nos hubiera privado del deleite visual que nos garantiza Melania Trump. Convengamos que para el espectáculo político y social de la sociedad estadounidense, Melania aventaja con creces al expresidente que, curiosamente,  convirtió a la yugoslava en eslovena. De manera que disfrutaremos la estancia de la exmodelo en la Casa Blanca y no se sorprendan, nuevamente, si es la bella quien termina dictaminado (a hurtadillas) las pautas en la nueva morada de la bestia.

viernes, 4 de noviembre de 2016

EEUU, martes 8 de noviembre 2016: Un apunte



El próximo martes 8 de noviembre culminará el circo extenso y pedestre que recorre toda la superficie social estadounidense. Se despiden enanos, animales, payasos, acróbatas, magos, malabaristas, trapecistas y todo el elenco de entretenedores que le dan rostro al poder invisible de un pueblo engañado y cómplice. No obstante, se hace necesario destacar un matiz que no podemos obviar a la hora de buscar concretas explicaciones, relacionadas con uno de los posibles escenarios resultantes. Si Donald Trump es electo presidente de EEUU, una parte protagónica del pueblo estadounidense estaría, de cierta manera, dándole continuidad a la dinámica política y social de los partidarios del Brexit en Gran Bretaña. Esto, a su vez, significa el despertar de un segmento popular que, al igual que en Inglaterra, harto y pseudo consciente, ha decidido rebelarse. Esta rebelión, a pesar de que parte y toma el camino de la derecha para sus propósitos, estaría dando muestras de que al establishment neoliberal le comienza a fallar uno de sus mecanismos más aceitados y venerados: el poder mediático. Esto demostraría, también, que la izquierda continúa presa de su orfandad intelectual y, más aún, entretenida y fagocitada por los ingenieros de la manipulación sentimental.